Feed en
Entradas
Comentarios

La última edición de El Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo, elaborado por la UNESCO, se publicó la pasada primavera  con el título La Educación para Todos 2000-2015 – Logros y desafíos.

El Informe revisa cada año el progreso realizado en la consecución de los seis objetivos de la EPT que se establecieron en Dakar (Senegal) en el año 2000 por más de 160 países, pero en esta ocasión la publicación hace un seguimiento de los avances logrados en los últimos 15 años. Durante este periodo ha habido importantes avances, pero la realidad es que sólo un tercio de los países han alcanzado los objetivos globales de la Educación para Todos. Y tan solo la mitad de ellos el objetivo en el que se centraba la máxima atención: la escolarización universal de todos los niños en edad de cursar la enseñanza primaria.

Respecto al Objetivo 1: Atención y educación de la primera infancia, y al Objetivo 2: Enseñanza primaria universal, ha habido un importante aumento del número de niños que reciben educación en la primera infancia y en el logro de la enseñanza primaria universal, aunque se observa un estancamiento desde 2008. Pero todavía debe hacerse mucho más para atender las necesidades de los más vulnerables y desfavorecidos y lograr la universalización de la enseñanza primaria, especialmente en lo que respecta a las niñas y los niños de ambos sexos pertenecientes a minorías étnicas o marginadas.

 En cuento al Objetivo 3: Competencias de jóvenes y adultos, nos encontramos con la dificultad de realizar un seguimiento de los avances en la adquisición de competencias. No hay un consenso para definir las necesidades de aprendizaje y las competencias, los indicadores que han de emplearse y los instrumentos de seguimiento adecuados, pero ha habido mejoras importantes desde el año 2000 en todos los tipos de competencias incluidas en el Informe de 2012: básicas, transferibles y técnicas y profesionales.

Por lo que respecta al Objetivo 4: Alfabetización de adultos, los avances para lograr reducir a la mitad el analfabetismo, especialmente entre las mujeres, han sido lentos, siendo pocos los países (alrededor de un 25%) que lo alcanzan.

En lo referente al Objetivo 5: Paridad e igualdad de género, se han realizado progresos importantes, pero sigue habiendo una desigualdad considerable en detrimento de las niñas y las jóvenes.
Finalmente, en cuanto al Objetivo 6: Calidad de la educación, se observa que el aumento del acceso a la educación plantea nuevos retos, ya que lo importante es que ese mayor número de personas escolarizadas reciba una educación de buena calidad. Durante este periodo se han incrementado mucho las evaluaciones del aprendizaje que miden los resultados de los sistemas educativos, por lo que podemos ver disparidades en la adquisición de los niveles de aprendizaje más básicos, tanto entre los distintos países como dentro de cada uno de ellos.
———————————–
Además de reliazar un seguimiento de los resultados de estos quince años, en el Informe se formulan una serie de recomendaciones:
Completar el programa de la EPT:
Para ello, los gobiernos deben establecer la obligatoriedad de cursar un año de enseñanza preescolar y garantizar la gratuidad de la educación.
Las políticas educativas deben determinar y priorizar las competencias que se deben haber adquirido al final de cada etapa de la escolarización. Las políticas de alfabetización y competencias básicas se tienen que vincular a las necesidades de las comunidades.
También es necesario mejorar la cualificación de los maestros e incluir en los programas destinados a su formación profesional estrategias centradas en las cuestiones de género. Los métodos pedagógicos de los docentes deben tener más en cuenta las necesidades de los alumnos y la diversidad de los contextos de aprendizaje.
 Equidad:
Se tienen que elaborar programas y destinar recursos financieros suficientes para satisfacer las necesidades de los niños de las familias más necesitadas, para que nos se queden  rezagados en la adquisición de conocimientos.
 Periodo posterior a 2015:
Los futuros objetivos en materia de educación tienen que ser específicos, pertinentes y realistas. Al ritmo actual, es previsible que de aquí a 2030 solamente la mitad de los niños que viven en países de bajos ingresos puedan completar la enseñanza secundaria. Incluso puede que en muchos países resulte inalcanzable el objetivo esencial de lograr la universalización de la enseñanza primaria.
 Reducir el déficit de financiación:
La comunidad internacional, en colaboración con los diferentes países, debe encontrar los medios para reducir el déficit anual de financiación, con vistas a conseguir de aquí a 2030 una enseñanza preescolar y primaria de calidad para todos los niños. Se tienen que establecer metas claras con respecto a la financiación de la educación en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) de las Naciones Unidas.
 Más información:

La Educación para Todos 2000-2015 – Logros y desafíos

Texto completo del Informe 2015: La Educación para Todos 2000-2015 – Logros y desafíos

Deja un comentario